0

Vidas a sorbos


Y nos bebimos a sorbitos la vida del otro, con cautela, con el presagio de que un día se acabaría. Augurando un destino de vasos vacíos apilados en las estanterías de nuestros corazones.
Y creímos en el amor verdadero, y nos prometimos entrelazar nuestros destinos. Y quisimos demostrar que no habría en el mundo tijeras, cizalla o guillotina alguna que los separase.
Pero nos equivocamos. Nos engañamos. Y nos alejamos en medio de un océano inmenso, atraídos por diferentes orillas, nadando en pos de nuestras corrientes, tragando culpas y vomitando recuerdos. Soportando el olor de los buenos momentos y extrañando la tierra firme.
Desenredamos la madeja de nuestra vida, sufriendo en silencio el sabor agridulce de un pasado en un presente ajeno al futuro.
Back to Top